Apagón en el CES 2018

apagón en el CES 2018

En el segundo día de celebración tuvo lugar un apagón en el CES 2018 durante más de dos horas, en el cual casi todo dejó de funcionar, a excepción de algunos dispositivos que no requerían electricidad.

En concreto, el apagón en el CES 2018 ocurrió a las 11:13 horas de su segundo día de celebración en la ciudad de Las Vegas, tras las intensas lluvias torrenciales, las cuales fueron la causa de este accidente.

Los primeros datos apuntan a una primera caída de la red eléctrica en la nave central, donde se localizaban las casetas de Sony, Samsung, LG e Intel, cuya muestra demandaba un alto nivel de energía. Sin embargo, las pantallas de Samsung siguieron activas gracias a su propio sistema de respaldo.




Debido a esto, la organización ha emitido un comunicado explicando la situación: “Alrededor de las 11:15 de esta mañana el salón central y el puente que une el salón de la zona sur del centro de convenciones de Las Vegas se han quedado sin energía, mientras que en la zona sur ha vuelto pocos minutos después. Un análisis preliminar apunta a que la condensación provocada por las lluvias del día anterior, ha afectado a los transformadores. Agradecemos a la central de energía de Nevada su rápida movilización y ayuda, y a nuestros clientes y asistentes por su paciencia. Agradecemos también a todo el equipo de seguridad por cuidar de asistentes y exhibidores”.

apagón en el CES 2018

Las luces se encendieron y todo volvió a la normalidad a las 14:25 horas, pero durante el apagón en el CES 2018, algunas marcas se vieron con problemas, como Google que tuvo que cancelar el estreno de su espacio creativo al aire libre por las fuertes lluvias y el acceso al pabellón anexo que había montado para mostrar Google Assistant en varios productos para el hogar. Así como también dejó de funcionar el servicio de carga de móviles, cuyas vitrinas se bloquean y desbloquean con electricidad.




Sin embargo, pese a que muchas compañías quedaron paralizadas, se intentó amenizar la situación del apagón el CES 2018 con la exhibición de una violinista por parte de Intel, mientras que otras marcas, cuyos productos no dependían de la electricidad, aprovecharon para exhibirse más a costa de las otras, tal como  fue el caso de Polaroid, cuyas cámaras de fotos seguían funcionando, y Tesla, que presumía de baterías en los vehículos.

Finalmente, se activó el protocolo de seguridad y se pidió a los asistentes que permaneciesen donde estaban y después se intentó la evacuación, lo cual fue un tanto complicado dado que había más de 120.000 personas en el recinto. Se pidió que se evitase compartir datos en redes sociales, así como tampoco se permitió la entrada de más feriantes hasta que volvió la energía y se estabilizó el aforo.

Fuente: El País

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.