Dell se preocupa por el Medio Ambiente

Desde hace algunos años, el reciclaje de residuos de aparatos electrónicos  se ha hecho presente en la agenda mundial de los gobiernos internacionales. La tecnología avanza tan rápido que los equipos electrónicos tienen una vida corta en el mercado, y los consumidores buscamos reemplazar nuestros dispositivos por los últimos lanzamientos en cuanto están disponibles en la tienda. Por lo tanto, el reciclaje electrónico es una necesidad urgente en donde tanto empresas como consumidores debemos actuar para reducir el impacto negativo que algunas substancias dañinas pueden causar al planeta.

Ante esta situación, muchas compañías fabricantes de tecnología han integrado el servicio de reciclaje como parte de su valor agregado y cumplimiento con las regulaciones ambientales que los gobiernos han instituido para garantizar el manejo responsable de los residuos de aparatos electrónicos.

Hay que destacar que Dell fue el primer fabricante de equipos informáticos del mundo que prohibió la exportación de residuos electrónicos a los países en desarrollo. Ahora, esta compañía  tiene un ambicioso programa de reciclaje de ámbito mundial. Su objetivo es ayudar a reducir los desechos electrónicos y proteger el medio ambiente.

Este programa funciona en 78 países. México y Brasil son los primeros países latinoamericanos que adoptan el programa de reciclaje de Dell, que se lanzó inicialmente en Europa y, posteriormente, en EEUU y Asia. Desde que comenzó este programa, Dell ha recogido más de 391 millones de kilogramos de equipos por todo el mundo. El año pasado, por ejemplo, se recogieron más de 82 millones de kilogramos de desechos electrónicos, un 30% más que el año 2011.

Dell-reciclaje_1




En su programa de reciclaje, Dell ofrece los siguientes servicios:

  • Reciclaje para empresas: las empresas que tengan datos confidenciales pueden aprovechar los servicios de recuperación de activos de Dell para proteger o eliminar la información confidencial antes de reciclar. Estos servicios de recuperación de activos han sido diseñados para permitir que las empresas de todos los tamaños puedan desechar su tecnología no deseada de una forma segura y respetuosa con el medio ambiente y que respete las normativas locales.
  • Reciclaje para particulares: hay diferentes opciones y todas son gratuitas. Se puede elegir entre depositar el equipo uno mismo o solicitar que una empresa de transporte nos lo recoja en casa. Además, también se puede donar a Goodwill o Cristina Foundation, con el fin de facilitar tecnología a alguien que realmente la necesite.

Para los particulares, no tiene ningún coste. Las empresas, en cambio, sí deben pagar. Por otra parte, Dell recoge tanto los aparatos de su marca como de otras; pero es importante tener en cuenta que la empresa sólo recoge equipos y accesorios Dell a los consumidores finales; si se trata de una empresa, entonces no importa la marca de los aparatos.




Además del reciclaje de ordenadores y sus componentes, Dell nos brinda la posibilidad de reciclar cartuchos de tinta o tóner, ya que se sabe que éstos tardan al menos 100 años en descomponerse en un vertedero. Tanto para empresas que trabajan con numerosas impresoras como para consumidores que poseen una sola, Dell ofrece a sus clientes soluciones optimizadas para reciclar sus cartuchos usados y, de este modo, contribuir al cuidado del planeta.

Si estamos interesados en realizar el reciclaje de nuestro equipo o dispositivo, el programa de Dell nos va a facilitar el proceso, de modo que lo que hay que hacer en primer lugar es entrar en la página web de la empresa y hacer clic en la región correspondiente (América, Europa…). Después, hay dos opciones: para clientes particulares y para empresas. En cualquiera de los dos casos, se debe elegir el país de origen.




A continuación hay que facilitar la información básica, como el nombre, los datos del equipo y la ubicación. Finalmente, Dell contactará con el cliente y pasará dentro de cinco días a recoger el o los equipos para enviarlos a la planta recicladora. Después, una empresa colaboradora especialista en el ámbito del reciclaje recibe los dispositivos, revisa su estado, destruye los datos y comprueba si aún funcionan. En caso de que las computadoras todavía operen sin problemas se revenden, de otra forma, se desarman completamente y se revisa qué piezas todavía pueden ser reutilizadas, las que no, son enviadas a empresas especializadas en el manejo de cada tipo de material.

Por último, hay que destacar que el reciclaje de productos electrónicos es también en sí un negocio, y según la ONG ambientalista argentina Ecogestionar, los márgenes de ganancia en este negocio actualmente oscilan entre 25-30%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.