El cubo de Rubik que resuelve a si mismo

cubo de rubik

En algún momento de nuestras vidas todos hemos intentado resolver un cubo de Rubik con más o menos éxito. Incluso el MIT creó en 2016 un robot capaz de resolver un cubo de Rubik en tan solo 0.38 segundos.

La ultima novedad sobre estos legendarios artilugios es, ni más ni menos, un cubo de Rubik que se resuelve a sí mismo, sin que ningún humano o robot lo manipule. Esto es posible porque este cubo inteligente cuenta con un mecanismo motorizado que reconoce la posición de cada una de las caras y puede moverlas de forma individual. Eso sí, a una velocidad muy reducida, casi podría decirse que lo hace a cámara lenta.

Para poner en funcionamiento este cubo de Rubik inteligente, lo primero que hay que hacer es mover las caras del cubo para que los colores se mezclen y aparezca desordenado. A continuación, para que comience a resolverse, hay que girar la parte superior cuatro veces en el sentido de las agujas del reloj y apoyar el cubo de Rubik en una base. Automáticamente, sin necesitad de cables o botones, el cubo empezará a resolverse solo, girando sus caras.

Todas las caras de este cubo inteligente son móviles aunque la superior y la intermedia siempre se mueven de forma conjunta haciendo que la inferior se mueva en el sentido contrario. El cubo nunca retrocede en sus movimientos, sino que busca la combinación perfecta de giros teniendo en cuenta las posiciones de cada una de las piezas para resolverlo de la forma más eficaz.




Una de las particularidades de este cubo es su tamaño, con unas dimensiones mucho más grandes que las de los cubos de Rubik que estamos acostumbrados a ver.




Si quieres ver más noticias sobre avances tecnológicos como esta, no dudes en visitar nuestra web Hardmaniacos.

Fuentes: N+1, Microsiervos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.