Evita que una app robe información de tu dispositivo

app robe información

Para evitar que una app robe información de tu smartphone, antes de instalarla ten en cuenta los permisos que le otorgas. No es raro comprobar que muchas de ellas usan los datos personales de los usuarios de forma indebida e incluso abusiva. Este riesgo aumenta cuando este tipo de apps proceden de fuentes no oficiales o repositorios alegales.
No queremos alarmarte, pero sí prevenirte acerca de este tipo de prácticas.

No todo es oro lo que reluce

A veces nos vemos tentados a descargar apps gratuitas con muchas más funcionalidades que otras de pago y disponibles en repositorios oficiales como App Store o Google Play. Pensamos que la única diferencia será la presencia de algunos anuncios, pero nada más lejos de la realidad.

Piensa que Internet funciona del mismo modo que la vida real, y que nadie da nada gratis a no ser que consiga algo de ti. En Internet pagamos con nuestra información.

El CERT de Seguridad e Industria (CERTSI), incide especialmente sobre estos riesgos derivados del uso de aplicaciones móviles de dudosa procedencia:

  • Suscripción involuntaria a servicios premium de tarificación adicional, como los SMS.
  • Seguimiento mediante GPS de la ubicación del dispositivo y grabación al usuario mediante audio o imágenes.
  • Monitorización de SMS procedentes de la banca.
  • Sustracción de información de carácter privado como pueden ser fotos, vídeos, contactos o contraseñas.
  • Secuestro del móvil o simulación de aplicaciones de utilidad como los falsos antivirus.

Atiende a estos trucos para evitar que tu app robe información:

  • No te fíes de los parecidos. Que dos aplicaciones se parezcan no quiere decir que funcionen de la misma forma y que sean igual de seguras.
  • Párate a pensar. Si una app es de pago y otra prácticamente igual es gratis, ¿cuál es el beneficio de la segunda?
  • Seguridad. Los repositorios oficiales como Google Play o Apple Store tienen continuos controles de seguridad de las aplicaciones alojadas. El objetivo es controlar que cumplen unos mínimos en cuanto a la legitimidad, calidad, seguridad o usabilidad. Una gran parte de estas aplicaciones que no pasan estos controles pasan a formar parte de canales alternativos.
  • Doble intencionalidad. Otras veces, estas aplicaciones ya son creadas desde un principio para robar la información de los usuarios, y no para ofrecerle un servicio. El robo de información se puede hacer de muchas formas: una de ellas es mediante la descarga de malware en el móvil con capacidad de activar servicios de SMS Premium.
  • Actualizaciones. Periódicamente, las aplicaciones oficiales disponen de actualizaciones con el fin de mejorar sus prestaciones y seguridad. Cada actualización lleva incorporada parches que aportan un extra de protección frente al malware.



Sigue estas recomendaciones:

  • Descarga siempre siempre aplicaciones que procedan de fuentes de confianza.
  • Si crees que has descargado una app maliciosa o insegura, usa el bloqueo de descarga de aplicaciones de origen desconocido que posee tanto Android como iOS.
  • Échale una buena lectura a los permisos que solicitan y valora si están realmente justificados. Si consideras que son excesivos, descarta la descarga.
  • Los comentarios y valoraciones son clave, tanto en cada aplicación como en Internet.
  • Piensa si realmente te merece la pena descargar la aplicación. Siempre es mejor prevenir que curar.

Ya ves que son truquillos muy básicos, pero a veces pecamos de confiados. Cuéntanos, ¿cuáles son tus trucos?

No te pierdas las últimas novedades de aplicaciones para smartphones en Hardmaniacos.

Fuente: BBVA 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.