Google Fiber, la fibra óptica de Google

Que Google es el amo y señor de internet no es un secreto, y que está presente en muchas facetas o herramientas que usamos habitualmente hablando en términos informáticos, tampoco lo es. Pero os tenemos que informar de una noticia importante, y es que Google da el salto a las infraestructuras de comunicación, instalando su propia red de fibra óptica por el cual acceder a internet.
Siguiendo con el estilo de google de poner nombres a todos sus servicios, “Google Fiber” de momento solo está disponible en Kansas City, pero pretenden extender en breve el servicio a otras ciudades de Estados Unidos.

En su web oficial se recogen informaciones acerca de este servicio:

  • Gigabit+TV: Consiste en una conexión de 1GB de bajada y 1GB de subida (lo que conocemos como línea simétrica) acompañada de un servicio de televisión por cable, sumando un acceso de datos en la nube de 1Tera de almacenamiento (lógicamente en su sistema Google Drive), pero no conforme con esto te regalan una Tablet Nexus 7, un router Network Box, un decodificador TV y por último un Storage Box (con 2Teras de capacidad). Su precio es de unos 120$/mes.
  • Gigabit Internet: Esta modalidad es igual a la vista anteriormente pero sin la opción de televisión por cable, pero a cambio incluye la Nexus 7. Su precio es de unos 70$/mes.
  • Free Internet : Esta modalidad, como su propio nombre indica, permite el uso de una conexión gratuita de 5Megas de bajada y 1Mega de subida (asegurada durante 7 años), sin restricciones en cuanto a consumo de datos o horas de navegación. Además incluye un ruter Network Box, pero a cambio habría que pagar la instalación del servicio, que cuestan unos 300$ en total o 25$ al mes durante 12 meses.



Sin duda esto es una magnifica noticia para todos los estadounidenses, porque podrán disfrutar de unos servicios de envidia. Sin embargo para todos los que estamos al otro lado del charco, y más en concreto los Españoles creemos que esta tecnología de “Google Fiber” tardará muchos años en ser exportada fuera de las fronteras de EE.UU o que ni siquiera llegue a hacerlo.

Aquí nos tendremos que conformar con nuestras líneas caras y de baja velocidad mientras miramos con envidia a otros países en los que navegan a velocidades de vértigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.