Inteligencia Artificial, la gran revolución tecnológica

Inteligencia Artificial Portada

No es ciencia ficción, la Inteligencia Artificial ya es una realidad que forma parte de nuestra vida personal y profesional. La Inteligencia Artificial (IA) es un campo de la informática que estudia y desarrolla sistemas capaces de llevar a cabo tareas que se suelen atribuir a la inteligencia humana, como traducir o interpretar un documento o reconocer a una persona por su cara, además de aprender a comportarse de forma autónoma, como es el caso de muchos vehículos o robots.

Además, la Inteligencia Artificial busca expandir las capacidades cognitivas de las personas, ofreciendo un mejor conocimiento a partir de una gran cantidad de datos. De esta forma, permite resolver problemas complejos de índole mundial, ahorrar tiempo en tareas triviales pero repetitivas, y puede ser aplicada en cualquier industria, como veremos más adelante.

La Inteligencia Artificial es un campo en auge y en desarrollo. Su parte más madura y con mayor impacto práctico es el aprendizaje automático (machine learning), el cual permite programar sistemas para la toma de decisiones automáticas a partir de grandes cantidades de datos. Sin embargo, se encuentra todavía lejos de ser agentes autónomos con una inteligencia comparable a la nuestra y que pueda reemplazar tareas humanas complejas y creativas, ya que aunque sean mejores en la extracción de patrones y en la ejecución de actividades con una repetición, la capacidad de poner en contexto una parte de información, encontrar una casualidad o improvisar respuestas con datos fragmentados, no puede ser realizado por máquinas, por el momento.

Inteligencia Artificial en nuestra vida




Por otra parte, sentimos preocupación sobre lo que pueda llegar a hacer la Inteligencia Artificial en el futuro, o más bien los usos inadecuados que las personas le puedan dar; por lo que en Microsoft han establecido los siguientes principios éticos:

  • IA debe ser transparente: las máquinas, además de inteligentes, deben ser comprensibles por las personas, es lo que se denomina una Inteligencia Simbiótica, ya que la tecnología sabrá cosas sobre las personas, pero la gente también debe saber sobre la tecnología y sobre cómo ésta ve y analiza el mundo.
  • IA debe maximizar eficiencias sin destruir dignidad de la gente: la Inteligencia Artificial deberá preservar compromisos culturales e impulsar la diversidad.
  • IA debe estar diseñada para la privacidad a través de protecciones sofisticadas.
  • IA debe estar diseñada para lo esperado y lo inesperado: contando para ello con responsabilidad algorítmica para que la gente pueda deshacer un daño imprevisto.
  • IA debe proteger contra sesgos: para así asegurar una investigación apropiada, representativa y sin discriminación.



Aplicaciones de la Inteligencia Artificial

Antes de nada, hay que destacar que para las empresas es importante el avance y desarrollo de la Inteligencia Artificial, pero también lo es el de las plataformas informáticas que soportan el almacenaje y procesado de grandes cantidades de datos, así como la disponibilidad de software específico, que permite que la Inteligencia Artificial está más a su alcance.

Así pues, las grandes compañías de Internet ya están utilizando la Inteligencia Artificial en productos que los usuarios consumimos en nuestro día a día. Por ejemplo, redes sociales como Twitter, Instagram y Facebook, seleccionan los post que nos muestran y detectan contenido inadecuado; mientras que Amazon o Netflix, recomiendan nuevos productos o películas según nuestras preferencias.

Además, hay que decir que la Inteligencia Artificial está transformando ya las industrias del comercio electrónico. Por ejemplo, en el sector financiero, los bancos y empresas de seguros están apostando por ésta como un instrumento para ofrecer herramientas más eficaces a sus empleados, así como para mejorar los servicios y la interacción con los clientes.

Inteligencia Artificial en la industria




Microsoft, por su parte, ya comenzó a trabajar con Inteligencia Artificial en la década de los 90, cuando creó Microsoft Research. Gracias a ella, logró la “paridad humana” en el reconocimiento del habla, con una tasa de error comparable con la de traductores profesionales. Después de tres décadas, esta gran empresa ha desarrollado tecnología que puede reconocer habla e imágenes casi tan bien como cualquier persona.

En el caso de las aplicaciones industriales, según el director científico de Tecnologías Industriales de Eurecat, “las factorías aumentarán sus capacidades con la robótica colaborativa, los drones irán diversificando sus aplicaciones civiles y la Inteligencia Artificial cada vez será más accesible en los dispositivos cotidianos, gracias al progresivo despliegue del Internet de las Cosas«.

Así pues, la Inteligencia Artificial es el vehículo para avances en traducciones en tiempo real, fábricas más seguras, diagnósticos de enfermedades más precisos y rápidos, una educación más eficiente y vehículos autónomos inteligentes.

Finalmente, decir que el propósito de la Inteligencia Artificial no es el de desplazar a la mano de obra o dañar a los seres humanos, sino el de amplificar nuestras capacidades, constituyendo un aliado para que las personas estén más conscientes del mundo en el que viven y puedan hacer frente a sus problemas.

Fuentes: BBVA y News Microsoft

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.