IPv6: Cerca o Lejos?

Amigos de Hardmaniacos, como ávidos amantes de la tecnología, sabréis el significado de IPv6. El cambio de IPv4 a IPv6 provocaría una revolución, no solo en Internet sino a nivel Mundial. Pero como en todo, cada cambio conlleva una serie de “pros y contras”. A continuación os describiremos un poco los entresijos de IPv6, sus ventajas, sus inconvenientes e incluso los milagros, de IPv6.

IPv4, el comienzo

Corría el año1981, cuando se cerró la definición de actual protocolo IPv4. A grosso modo, la definición de IPv4 decía… para cada equipo conectado a Internet habría una dirección identificativa de 32bits. Lo que vienen a ser esos numeritos introducidos en vuestros ordenadores y/o consolas, donde dice: dirección IP: x.x.x.x… Con el protocolo IPv4, y sus 32bits por dirección, se creían suficientes dirección para mucho tiempo, pues se obtienen 4.228.250.625 direcciones teóricas (recordad que ciertos rangos e IPs están reservadas).

Pero Internet hizo ¡Boooomm! Y explosiono en un auge no esperado. Es tal su magnitud, que a día de hoy cada uno de nosotros tiene al menos 2 o 3 dispositivos conectados con cierta asiduidad, por ejemplo: ordenadores, consolas, smartphones… Y cada uno de ellos, es obvio, necesita una dirección IP.

Las direcciones IP (IPv4) comenzaron a escasear, aunque se encontraron soluciones, o más bien parches, por un breve tiempo (IPs dinámicas, tablas NAT, etc.). Estas soluciones no son aplicables en todas las situaciones, con lo que el problema persistió. Hasta llegar el fatídico día, 3 de febrero de 2011, cuando se terminaron oficialmente las direcciones IPv4. Ahora se están utilizando las reservas…

IPv6, largo y sinuoso camino

Ante tal alarma, a comienzo de los 2000 se generó un nuevo protocolo, IPv6. Siguiendo la tónica anterior, pero mejorada, IPv6 emplea 128bits en la generación de una dirección IP (IPv6), obteniendo de esta forma la increíble y grotesca cifra de 340.282.366.920.938.463.463.374.607.431.768.211.456 direcciones IPv6 posibles para asignar a dispositivos. Vamos… debería ser suficiente para un rato largo, podríamos asignar una IP (IPv6), casi con absoluta tranquilidad a cada persona, mascota… y aun así nos sobrarían IPs.

Viendo esto, IPv6 es una bicoca, instalémoslo en todos los dispositivos, todos podríamos disfrutar de 50 IPs propias… Y olvidarnos de la NAT y esperar peticiones en Internet, la velocidad de nuestro ADSL sería aprovechada por fin.

Pero… malditos peros… siempre hay algún inconveniente, y para IPv6 no iba a ser menos. Sin extendernos mucho, pero para dejarlo lo más claro posible… Pongamos en el supuesto caso: tu ordenados con Windows (superior a XP), soporta IPv6 (Biiieeenn!!); el tuyo, con Linux, también soporta IPv6; y… hasta ahí, pocos equipos más a nivel usuario (sin contar organizaciones gubernamentales, etc.) cuentan con IPv6. Los demás equipos implicados no cuentan, o no soportan IPv6. El router obsequio de tu operadora de telefonía no soporta IPv6; los equipos de enrutamiento, de dichas operadoras, tampoco soportan IPv6; muchos de los servidores de Internet todavía no están preparados para soportar IPv6… como podéis observar, una migración hoy por hoy a IPv6 provocaría el caos, con equipos y dispositivos volviéndose para conectarse.




IPv6, la migración

Obvio resulta que la migración a IPv6 debe realizarse de forma progresiva, poco a poco. Y al principio de forma dual, es decir, ambos protocolos, tanto IPv4 como IPv6, estarían trabajando juntos, para esto ya se han desarrollado algunas técnicas, un tanto arduas y costosas de explicar, y que nos dejaría algo desconcertados de tanto dato junto. Una vez estas técnicas de dualizar IPv4 e IPv6 estén listas, será tiempo para que operadoras, servidores y demás partes contratantes actualicen sus equipos a IPv6 (esta parte no les va a gustar, pues deberán gastarse dinero… y eso no es de su agrado).




La migración a IPv6 puede prolongarse o no… un problema reconocido desde 1994 y al que se le lleva dando largas mucho tiempo. Pero está claro, IPv6 será un punto de inflexión en el desarrollo de la humanidad, lo creáis o no… pero permitirá tener aún más equipos y dispositivos conectados y controlados. Pero para ello IPv4 debe morir, e IPv6 revolucionará el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.