El Pentágono prueba un nuevo enjambre de micro-drones

enjambres micro-drones Perdix

103 micro-drones Perdix fueron lanzados en China Lake, California, el pasado otoño

El Departamento de Defensa de los Estados Unidos ha anunciado este lunes que han probado con éxito uno de los mayores enjambres de micro-drones del mundo.

En el ejercicio, que tuvo lugar el pasado otoño, 103 micro-drones Perdix de 16 pulgadas fueron lanzados desde tres aviones de combate F/A-18 Super Hornet en China Lake, California. Durante esta prueba, los micro-drones han demostrado comportamientos avanzados de enjambre, como la toma colectiva de decisiones, la formación adaptativa en vuelo y la auto-curación.

enjambres micro-drones Perdix

Enjambre de micro-drones, hechos con una impresora 3D, lanzado en Alaska en el verano de 2015.

El Lincoln Laboratory del Instituto Tecnológico de Massachusetts lanzó Perdix en 2013. Desde entonces, la Oficina de Capacidades Estratégicas del Departamento de Defensa ha actualizado esta tecnología con componentes comerciales, impresión 3D y manufactura ágil.

Las pruebas del Departamento de Defensa, que emplearon micro-drones Perdix de sexta generación, confirmaron que sus componentes comerciales eran seguros bajo una gran variedad de condiciones de despliegue: velocidades de 740 km/h, temperaturas de -10ºC y shocks eléctricos.




Perdix es uno de los primeros ejemplos del Departamento de Defensa en usar equipos de sistemas pequeños y económicos para realizar misiones que antes se realizaban con sistemas grandes y costosos. Encaja en el concepto del Departamento de escenarios futuros de batalla, en los que los sistemas autónomos permitirán a los humanos tomar decisiones con mayor rapidez y eficacia.

enjambres micro-drones Perdix

El cerebro colectivo de Perdix

Los micro-drones autónomos de Perdix pueden lanzarse en tierra, aire o mar. Pueden trabajar en pequeño o en gran número. Una vez lanzados, los micro-drones toman consciencia de su posición y localizan a otros micro-drones para crear un enjambre.

Todos los micro-drones comparten un único cerebro distribuido para la toma de decisiones, adaptándose los unos a los otros. Además de comunicarse entre ellos y transmitir la información entre todos, son capaces de usar la información compartida para tomar decisiones autónomas o semi-autónomas que afectan a todo o parte del enjambre.

Los enjambres de Perdix no tienen líder, y cada miembro puede estar especializado en una tarea y ser prescindible a la vez, lo que les convierte en un sistema muy difícil de bloquear “que podría atacar a varios objetivos mientras reúne información sobre el terreno”.

Para más datos sobre el tema, podéis acceder al artículo fuente aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.