Un robot de seis patas más rápido que los insectos en los que se inspira

robot de seis patas más rápido

La creación de un robot de seis patas más rápido que los insectos  hace que los investigadores superen a la naturaleza

Desde Suiza nos llega este asombroso robot de seis patas más rápido que el animal que lo inspira, creado por un grupo de investigadores de la Escuela Politécnica de Lausana (EPFL). Su muy estudiado diseño ha conseguido superar a la propia naturaleza, consiguiendo un movimiento más eficiente y rápido que el de los insectos que disponen del mismo número de patas, siempre y cuando se desplacen por un terreno plano.

Que los científicos utilicen la naturaleza como fuente de inspiración es muy común, en lo que robótica se refiere, es algo que ocurre prácticamente a diario. Lo que no es tan común es que logren superar lo conseguido por la evolución durante millones de años.

robot de seis patas más rápido

Mediante la observación de los insectos, los científicos  descubrieron que estos animales utilizan una marcha trípode, es decir, que siempre tienen tres de sus extremidades apoyadas en la superficie mientras se desplazan, dos en un lado y una en el otro. El motivo es que para desplazarse por las paredes o por el techo necesitan el contacto de las almohadillas adhesivas que tienen en sus patas, los robots no disponen de esos elementos por lo que no necesitan usar el mismo número de extremidades.

Empleando un algoritmo evolutivo para optimizar la velocidad de marcha, vieron que es mucho más eficiente y rápido desplazarse en solo dos extremidades, así que eliminaron los modelos más lentos y se quedaron con lo que en Nature Communications denominan como la marcha “bipod”. Para demostrarlo los investigadores crearon un modelo de marcha bípode y lo mostraron al mundo en este vídeo.




Durante las investigaciones examinaron insectos reales para saber cuán importante es la coordinación del animal. Pusieron en las almohadillas adhesivas de moscas unas gotas de polímero para eliminar la adherencia de sus garras. Pasado un tiempo las moscas modificaban su manera de desplazarse, comenzaron a andar con solo dos patas apoyadas en el suelo, tal y como lo muestra la simulación, lo que demostró que efectivamente se desplazan sobre tres patas solo por mantener un preciso sistema de adherencia.




Robin Thandiackal, uno de los autores del estudio, dijo: “Hay un diálogo entre la robótica y la naturaleza” con ello los biólogos pueden utilizar robots para mejorar el comportamiento de las especies animales.

La evolución de la naturaleza y de la ciencia unidas para conseguir inventos que hagan dudar a la selección natural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.