La batería de iones de litio más grande del mundo se encuentra en Australia

batería de iones de litio

Elon Musk, gracias a una apuesta, construye la batería de iones de litio más grande del mundo que servirá para que más de 30.000 casas puedan asegurar el suministro de corriente eléctrica en momentos de cortes de luz.

La batería de iones de litio más grande del mundo pertenece a Tesla y se ha construido en Jamestown (Australia), y su CEO (director ejecutivo), Elon Musk, ha ganado una apuesta.

En el pasado mes de marzo el multimillonario Mike Cannon-Brookes se encontraba en Twitter, en una charla sobre los problemas eléctricos del sur de Australia. El mismo Elon Musk se “metió” en la conversación, diciendo que podría construir una batería de iones de litio con capacidad para suministrar luz a 30.000 casas, en 100 días. Cannon-Brookes le preguntó que, si esa apuesta se trataba de algo serio, él intentaría conseguir el dinero y el permiso del gobierno mientras Elon Musk se comprometió a construirla en 100 días o la ofrecía gratis.

Mike Cannon-Brookes llevó la “apuesta” de Elon Musk al gobierno australiano, el cual aprobó la idea, dando inicio a la construcción de la batería más grande del mundo el 29 de septiembre con la seguridad de que estará operativa antes de finalizar el año, incluso ha sido ya inaugurada por el propio Elon Musk.

 

 

Esta batería es capaz de almacenar 100 MW y tiene capacidad para suministrar luz a 30.000 casas, aunque necesita varios días para poder cargarse por medio de una central eólica cercana que pertenece a Neoen, una compañía francesa.

Australia, a pesar de ser un país enorme, está muy poco habitado, de manera que hay zonas en donde la red eléctrica no está desarrollada y sufren frecuentes cortes de luz cuando hay lluvia u otros problemas climáticos.




Mike Cannon-Brookes reconoció hace un par de días la “victoria” de Elon Musk en esta apuesta “especial”, asegurando que nunca había estado tan contento de perder.

El dato más interesante es que esta batería está formada por cientos de baterías pequeñas para el hogar que pueden trabajar en grupo creando módulos grandes. Por tanto, es relativamente barata de fabricar gracias a su diseño modular.

En el supuesto caso en el que Elon Musk hubiese perdido la apuesta, tendría que regalar esta batería gigante de iones de litio de 100 MW, sin contar que tendría que abonar 50 millones de dólares de su propio bolsillo, que es lo que ha costado construir esta “grandiosa” batería.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.