Diferencias al comprar componentes de un ordenador

Diferencias al comprar componentes de un ordenador

Cuando vamos a montar un equipo informático, no solemos reparar mucho en cada componente, es decir, si no somos un usuario algo experto, no nos daremos cuenta de las diferencias que hay con algunos componentes y solo nos fijaremos en el precio. Por este motivo, os comentaremos las diferencias al comprar componentes de un ordenador. De esta forma, sabremos mucho mejor si lo que estamos comprando es correcto o si, por el contrario, tendremos que ir a una gama superior. Sin más, empezamos!

Placa base

Tanto la placa base como el procesador, son componentes que nos durarán mucho tiempo. Por lo que, elegir bien el que vamos a comprar es fundamental para no tener que cambiarlo a los pocos años de comprarlo porque echamos en falta algún extra que no tiene.

Dependiendo de las necesidades que tengamos, deberemos de fijarnos en: tamaño de la placa base, que sea compatible con el procesador que queramos usar, en la memoria RAM soportada, ranuras de expansión y conectores internos y externos.

Según el uso que le vayamos a dar, necesitaremos más o menos, aunque es bueno contar con un extra que nos será perfecto en caso de que se nos quede corto y queramos ampliar la capacidad, ya sea añadiendo más memoria RAM, como un disco NVMe, por poner un ejemplo.

También, cabe decir que las placas base de gama media alta, tienen más fases de alimentación, sobre todo para el procesador, lo que asegurará un rendimiento óptimo en carga.

Procesador

El procesador es, por así decirlo, el cerebro del equipo, por lo que, elegirlo bien, nos dará una velocidad en las operaciones mayor frente a otros. Aquí, el número de núcleos y la frecuencia de los mismos marcará la diferencia, sobre todo en multitarea. También hay que ver que sea compatible con la placa base, ya sea Intel o AMD. Nosotros os recomendamos que, aunque no nos vayamos a la última generación (básicamente por el precio), ir a una cercana, de esta forma, no se nos quedará desfasado antes de tiempo.

Si lo vamos a usar para ofimática, iremos a versiones más básicas, como por ejemplo los Intel Celeron, i3, en el caso de AMD, tenemos los Athlon o Ryzen 3. En cambio, en el caso de uso más profesional, necesitaremos más potencia, como los i7 o i9 de Intel, o Ryzen 7 o Threadripper, los cuales nos darán mayor rendimiento en programas y juegos.

Tarjeta gráfica

El mundo de las tarjetas gráficas es enorme, tanto en rendimiento, como en fabricantes, diseños y prestaciones, como menor ruido o más potencia. A esto, hay que sumarle, la disponibilidad que tengamos de la que queramos comprar y el precio de ésta.

Dependiendo del uso que le demos, sobre todo si vamos a jugar o hacer edición de vídeo o fotos, necesitaremos una tarjeta gráfica más potente. Por lo normal, para juegos, cualquier RTX serie 3000 será perfecta, así nos aseguramos poder jugar o editar cómodamente, que el programa sea lo más compatible con ésta y que nos dure más tiempo.

Memoria RAM

Hace poco salió la nueva memoria RAM DDR5, la cual, da un salto en cuanto a velocidad, al acceder aún más rápido a los datos. Deberemos de fijarnos en: la capacidad, frecuencia de trabajo y compatibilidad con la placa base. Además, en el caso de un uso intensivo de esta, necesitaremos que tenga disipador, así evitaremos ralentizaciones en momentos de más trabajo. Como la que vemos en la imagen superior, si el uso va a ser más de ofimática, podemos optar por el siguiente formato.

Lo más normal, es tener 16 GB a 4000 MHz o más; y en el caso de jugar o editar vídeo, tendremos que irnos a configuraciones de 32 o 64 GB, además de ver que la placa base lo admita o que tenga ranuras suficientes para los módulos que le queramos poner.

Disco duro, SSD, NVMe, externo

A la hora de comprar disco duro, tendremos que fijarnos en el tipo de disco, si va a estar siempre funcionando, en el caso de ser un NAS o servidor, si lo vamos a usar como disco duro externo, o si lo que necesitamos es velocidad en la ejecución de los programas.

No todos los sistemas de almacenamiento valen para todas las situaciones. En el caso de usar dispositivos como un NAS o servidor, tendremos que adquirir sistemas pensados específicamente para ellos, donde el riesgo de fallos sea menor y esté más controlado.

Si solo vamos a usarlo como almacenamiento de datos, tanto si es interno como externo, podremos optar por un disco más básico, el cual se usará con menos frecuencia y nos ahorraremos unos euros.

Por último, si lo que queremos es velocidad, tanto al encender el ordenador como en el uso de programas o juegos, optaremos por sistemas SSD o NVMe. Aquí, tenemos que ver que la placa base sea compatible con estos discos, sobre todo los NVMe, ya que tienen una interfaz propia M.2 PCIe. Con esto, notaremos la velocidad en el uso del día a día del equipo.

Fuente de alimentación

La fuente de alimentación, si la elegimos bien, nos durará mucho tiempo. Deberemos valorar el número de conectores que tiene, la potencia que es capaz de entregar, si tiene algún tipo de certificación o el sistema de ventilación de la misma. También, podemos ver si es o no modular, con lo que, pondremos solo los cables necesarios a cada componente, de esta forma, mejoraremos el flujo de aire dentro del equipo.

Aunque nos parezca cara en un primer momento, a la larga, el haber gastado algo más en una fuente de calidad, marcará la diferencia entre seguir con la misma o tener que comprar otra. Además, protegerá mejor los componentes del ordenador frente a posibles picos eléctricos que podrían dañar el equipo.

Torre

Por último, tenemos la torre del ordenador. Aquí se juntan 2 cosas, la estética y el rendimiento en cuanto a flujo de aire y tamaño de la misma. Según las diferentes necesidades, tendremos que ver que nos quepa todo lo que queramos montar y que el flujo de aire sea el más adecuado, ya sea poniendo más ventiladores o la posibilidad de instalar sistemas de refrigeración líquida.

Además, el disipador del procesador, según el que tengamos, puede que se nos quede corta la caja para montarlo dentro. Tener esto en cuenta antes de comprar los componentes, es crucial para no tener que, en pleno montaje, darnos cuenta que no sirve y tener que cambiar algún componente.

Ordenadores portátiles

Por otro lado, dentro de los portátiles, la capacidad de elección es menor, al tener todo ya pre montado. Aquí, deberemos de fijarnos en los materiales de fabricación, la posibilidad de acceder al interior, tanto para ampliaciones como mantenimientos del equipo como limpiezas; además de si tiene gráfica dedicada o integrada con el procesador, el sistema de ventilación o el peso del mismo.

Por aquí os dejamos una serie de consejos para comprar un ordenador portátil. Así podéis ver más en profundidad, todo lo que necesitamos ver antes de comprar uno.

Como veis, según las necesidades que tengamos, deberemos optar por un tipo de hardware u otro, con lo que, tendremos un ordenador que nos durará mucho más tiempo con nosotros.

Diferencias al comprar componentes de un ordenador
Nombre del artículo
Diferencias al comprar componentes de un ordenador
Descripción
Hoy veremos las diferencias al comprar componentes de un ordenador, donde una buena elección marcará la diferencia en rendimiento
Autor
Web
Hardmaniacos
Logo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.