Reposapiés de oficina, tipos y consejos para tener el mejor

reposapies de oficina

Si pasamos largas horas sentados, ya sea delante de un ordenador, en la oficina o jugando, necesitaremos un reposapiés, con el que mejoraremos la postura al estar sentados y evitaremos posibles dolores de espalda. Pues bien, desde Hardmaniacos, os traemos algunos consejos a tener en cuenta, para elegir el que mejor se nos adapte a nuestras necesidades. Siendo un complemento perfecto para una buena silla gaming o de oficina. Sin más, comenzamos.

A parte del diseño, que puede gustarnos más o menos, tenemos que fijarnos en una serie de puntos, los cuales vemos a continuación.

Tamaño

Este es uno de los puntos importantes. Deberemos de fijarnos en 2 tamaños: en el espacio que tenemos y el que ocupan nuestros pies. Este último, es el más importante, ya que, si calzamos números grandes, deberemos de ir a los más grandes. Por lo general, las medidas están entre 310 x 350 mm a 350 x 450 mm, nuestro consejo es, si nos cabe y podemos pagarlo, mejor tener uno grande, así estaremos más cómodos al poder poner los pies en diferentes posiciones dentro del propio reposapiés.

Inclinación ajustable

E aquí otro punto a tener en cuenta, la inclinación es fundamental para tener una correcta postura en nuestro espacio de trabajo, ya sea en casa o en la oficina. Algunos reposapies oficina, tienen un sistema de ajuste en varias posiciones mediante palanca, otros podremos ajustarlos con los propios pies, lo que facilita cambiar un poco de postura, mejorando así la circulación del cuerpo.

Material

Aquí podemos encontrar principalmente 2 tipos, plástico o metal, normalmente acero. Dependiendo un poco del peso que tengamos, optaremos por unos u otros, ya que, como es normal, el metal aguantará mucho mejor el peso y el paso del tiempo, aunque también será más caro en comparación a uno de plástico. Si somos pequeños de cuerpo, con uno de plástico rígido será más que suficiente.

Tipo de patas

Para evitar que se nos mueva, tenemos qué fijarnos en que patas tiene o cuál es la superficie de contacto con el suelo, para que, al colocar los pies, no se nos mueva. Los reposapiés suelen ser de goma antideslizante, aunque también dependerá del suelo que tengamos, ya que no es lo mismo una baldosa, que parqué, o moqueta o una alfombra. En estos dos últimos, las gomas antideslizantes pierden algo de efecto.

Extras




Como extras, tenemos algunos con calefacción. Puede que no le veamos la utilidad, pero los pies, por lo general tienden a estar fríos. Si los mantenemos a una temperatura adecuada, mejoraremos la circulación de todo el cuerpo, además de mantenernos algo más calentitos en espacios sin calefacción o cuando aprieta el frío en invierno.

También tenemos otros con efecto masaje, mejorando, por tanto, la circulación del cuerpo mientras estamos sentados.

Precio

Por último, tenemos el precio. Los hay de todo tipo, desde el más básico que por poco más de 20€ ya lo tendremos, hasta los calefactables o de metal, que llegan a unos 70€. Aquí tenemos que valorar las prestaciones que necesitamos y ver el que más se nos adecue. Que tenga un tamaño correcto, que lo podamos ajustar fácilmente o, si podemos permitirnos algún extra como que sea calefactable, pues mejor que mejor.

Esperamos que os hayan sido útiles estas recomendaciones antes de comprar un reposapiés para oficina o casa, mejorando así nuestra postura y circulación. También podéis ver más material oficina, y completar así vuestro espacio de trabajo.

Reposapiés oficina, tipos y consejos para tener el mejor
Nombre del artículo
Reposapiés oficina, tipos y consejos para tener el mejor
Descripción
Hoy os traemos una serie de consejos para comprar reposapiés de oficina, mejorando así la posición y descanso de nuestro cuerpo al estar sentados
Autor
Web
Hardmaniacos
Logo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.