Cruz Roja se cruza contra los Videojuegos

Aunque parezca una noticia salida del “Mundo Today”… no es así, la Cruz Roja lleva tiempo alterada por la belicosidad de los videojuegos, y quiere emprender efectos legales incluso contra cualquier gamer que no respeten los derechos humanos.

Tal vez la siguiente batalla o acción bélica del Gobierno Americano, de los EE.UU., no se libre en Siria, Irán o Irak… sino ocurrirá en los despachos de Rockstar. Y todo si llegan a cumplirse las amenazas de la Cruz Roja con los videojuegos y aventuras virtuales violentas. La Cruz Roja está empeñada en hace cumplir la Convención de Ginebra también en el mundo virtual.

La organización internacional, Cruz Roja, considera que juegos bélicos como Call of Duty, GTA, etc. deshumanizan y vulgarizan crímenes de guerra, convierten atrocidades en simple jocosidad y hacen de la humillación un juego. La Cruz Roja considera seriamente penalizar al jugador o gamer de estos “juegos bélicos” que no respete los derechos humanos durante sus partidas a esto videojuegos, con el fin de no alentar conductas violentas extrapolables a la vida real.

Entendemos que un cierto y básico civismo en los gamers, durante las partidas, está bien, y es necesario. Pero… ¿la persecución, de la Cruz Roja, llegará a límites insospechados? ¿Podría llegar la Guardia Civil a nuestra casa si matamos a un inocente en una Guerra o si atropellamos a una viejecita en el GTA V? Esta cruzada, de Cruz Roja, podría hacer que Greenpeace, por ejemplo, se decida también a inmiscuirse en los videojuegos. Y un buen día Super Mario ya no podrá aplastar setas o tortugas.




Todos sabemos que los videojuegos violentos son eso, videojuegos, cualquier acción más allá o en la vida real no son sólo culpa de los videojuegos. Consideramos que cada uno debería saber diferenciar donde acaba la realidad de la ficción, donde terminan mis derechos y empiezan los tuyos… Y la solución, señores de la Cruz Roja y demás entidades, no empieza por prohibiciones o persecuciones, sino por desde el colegio, y desde casa, una educación cívica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.